Un señor llamado populista

populismo

Imagen obtenida del artículo de Instituto Peruano de Economía en su artículo de La Teoría Política del Populismo (Acemoglu, Egorov y Sonin, 2011), la cual ilustra ese gran monstruo que cautiva a la sociedad.

Son muchas las cabeceras de los periódicos que llevan alguna referencia hacia el populismo, se crean debates, se oyen tertulias en los bares, se comentan en las sobremesas y está presente en la mayoría de las conversaciones, ese señor llamado populista infunde miedo con solo nombrarlo, ese caballero oscuro que habla y habla sobre un nuevo renacer conlleva rechazo, mientras que otros celebran con júbilo la llegada de un nuevo mesías. Insultantes de confianza proclaman su admiración hacia ese señor, hacia esas visiones de un futuro prometedor, donde el no, las restricciones, los recortes y la desesperanza son derribadas con una palabra, se puede, podemos.

A través del capítulo de Francisco Panizza[1], del que recomendamos su lectura, hemos podido acercarnos hacia un concepto que indiscutiblemente ocupa numerosos debates en la actualidad. Diccho debate es fomentado por los actores políticos, pero, ¿cuál es su utilización? ¿Qué intereses mueven para utilizar este concepto?, la respuesta a estas preguntas claramente conllevan a una utilización de este concepto de manera peyorativa.

Sigue leyendo