Tridio Alonge. Lapida funeraria vadiniense

Tridio_Alongun

Tridio Alongun. © Wikipedia

TRIDIO ALONGUN

BODE(ri) F(ilio) VA(diniensi), AN(norum) XXV

FRONTO DIODERI

GUM AMICO SVO

POS(v)IT H(ic) S(itus) E(st)

T(erra) L(evis)

 

Esta lápida fue hallada en 1933 próxima al Arroyo que discurre por la localidad leonesa de Remolina, cerca de su confluencia con el río Esla. Es una lápida funeraria vadiniense dedicada a Tridio Alungun o Tridio Alonge, perteneciente a la familia o clan de los Boderos Vadinienses (pueblo cántabro). El dedicante es su amigo Fronto Dioderi.

En ella podemos observar que falleció a la edad de veinticinco años. Además, aparece una simbología muy unida a este pueblo, como es el caballo, y flanqueado a éste se encuentran dos ramas que representan, presuntamente, el Tejo, un árbol venerado por esta cultura. Además, debajo de cada rama aparecen dos símbolos, el de la derecha, un círculo perfecto, que puede representar al sol, y el de la izquierda una especie de media luna.

Finalmente, la inscripción finaliza con la frase Posuit Hic Situs Est Terra Levis, manifestándonos que aquí yace el cuerpo de Tridio Alonge, podríamos traducirlo como: “puso este monumento donde aquí está enterrado, tierra leve”.

Otra peculiaridad que vemos en esta lapida, es que aparecen las hojas de hiedra que servían para separar las palabras, pero en este caso su función seria decorativa, por lo tanto, incorporaron estos símbolos posiblemente como una “moda”, quizás sin saber realmente su función.

El soporte que utiliza en este caso es el de un gran canto rodado donde se ha cincelado la inscripción y la decoración de la que hemos hablado anteriormente. Este tipo de estelas funerarias suelen aparecer cercanos a cursos fluviales, y en cuanto a la escritura, podemos decir que carece de gran homogeneidad, aunque su autor ha hecho un esfuerzo para mantener las letras en un mismo nivel.

 

Anuncios

Organización político-administrativa y territorial durante el reinado de Alfonso IX de León

…”hallándose dotado de todas las prendas que forman un buen Príncipe, como son la clemencia, la fortaleza, la destreza en las armas, y sobre todo la firme adhesión a la fé y religión Católica, comenzó a gobernar con tanta piedad, que se hizo acreedor del amor de todos sus vasallos”[1]

El 22 de enero de 1188, tras el fallecimiento de Fernando II y la lucha que se iniciaba por el ascenso al trono, también se abría un nuevo periodo para la historia del Reino de León, donde se producirán diversos cambios. Uno de los más destacados será en el plano institucional, donde se incorporarán nuevos elementos a la vida política del Reino que analizaremos en este apartado.

El apoyo que tiene el rey por parte de la nobleza viene dado por el hecho de que éste es el principal distribuidor de las riquezas del reino, gracias a esto, el rey tiene una serie de adeptos que serán muy útiles a la hora de contar con una fuerza militar. Todo ello precipitará a que los nobles tengan mayor peso en la política del reino. Este proceso tuvo un desarrollo desde Fernando I, siguiendo un cambio de asentamiento, con reyes que supieron aglutinar el poder como Alfonso VI, Alfonso VII, Fernando II,… De una u otra manera, tanto la nobleza como el reinado se vieron indisolublemente unidos para mantener las estructuras de poder.

La historiografía ha seguido una línea en la que se ha defendido que en el reinado de Fernando II se habían descuidado las arcas reales y se habían dejado crecer enormemente ciertos linajes. En los diferentes estudios que hemos manejado, esta es la postura que más se defiende. En cambio, Carlos Ayala afirma que no fue de esta manera, sino que Alfonso IX revocó al inicio del reinado algunas decisiones de su predecesor, como la recuperación de cilleros entregados a la Iglesia de Oviedo[2], pero es más lo confirmado por Alfonso IX que lo revocado, aunque sí es cierto que la monarquía supo hacerse con el control de la situación de desorden en los primeros tiempos de su reinado donde se achaca gran importancia a la Curia celebrada en 1188. Pero antes de hablar sobre tan afamada Curia analizaremos esta institución que servía al rey en la toma de decisiones.

El principal órgano institucional al más alto nivel era la curia regia, que tradicionalmente venía formada por los grandes magnates del reino y eclesiásticos, principalmente obispos, aunque en alguna ocasión se introdujeron abades de los principales monasterios. Estos personajes habían sido elegidos por el monarca para ser sus consejeros más cercanos. Por tanto, las principales funciones que tenían eran el axilium y el consilium. O’Callaghan vincula la aparición de las Cortes al proceso de reconquista, siendo un proceso de colonización de tierras que necesitaba de unas estructuras políticas que acometiese tal labor[3]. A la cabeza de esas Cortes se encontraba el rey, que era el jefe militar que tenía como primer objetivo la lucha contra el musulmán y la continua conquista de territorios. En los inicios de la reconquista, la monarquía tiene un poder fuerte, pero con la expansión del territorio, esa nobleza consigue un mayor poder, existiendo una relación de vasallaje hacia la figura del rey. Lo que este autor muestra es que esa nobleza que acompaña al rey en su avance reconquistador se hace fuerte e incontrolable en el ejercicio del poder, por lo que Alfonso IX tiene la labor de revertir esta situación

La sociedad leonesa estaba jerarquizada de tal manera que en la cúspide se encontraban los magnates, aunque también reciben otros nombres como: potestas, optimates o ricos hombres[4]. Estos hombres desempeñaban un papel principal en el gobierno del reino, algunos de sus cometidos era llevar a cabo la administración de una parte del territorio del reino, recaudar impuestos y ejercer la justicia. La relación entre la nobleza y el rey se nutría entre ambas, pues el rey esperaba de la nobleza fidelidad y ayuda en el gobierno y mantenimiento del poder real, mientras que la nobleza buscaba beneficiarse de esta fidelidad a través de suculentas recompensas, con heredades o privilegios, así como la concesión de tenencias.

Sigue leyendo

Encuentro de presentación del Anuario AC/E de Cultura Digital 2016

Este martes 5 de abril se ha presentado el Anuario AC/E 2016 de Cultura Digital, dedicado al “Impacto de Internet en la creación artística”. Además, se ha aprovechado la ocasión para realizar una serie de conferencias para dar a conocer algunas de las iniciativas en este campo.

Acción Cultural Española, AC/E, es una sociedad estatal dedicada al impulso y a la promoción de la cultura y el patrimonio español, tanto dentro de nuestras fronteras como en el exterior. Se ha especializado en la organización de congresos y simposios, ciclos culturales que abarcan desde el cine al teatro, hasta la música, siempre rodeándose de los mejores profesionales del sector cultural.

cubierta_cast_2016AC/E, desde 2014, ha elaborado cada año un anuario que pretende repasar las tendencias digitales en el mundo de la cultura. El primero de ellos se dedicó al uso de las tecnologías en el las artes escénicas, el segundo se centró en las tendencias tecnológicas en los museos, y este año se ha centrado en los festivales.  Este último anuario pretende recoger por un lado, el “Impacto de Internet en la creación artística“, tratando entre otros temas el impacto de wikipedia en la sociedad actual, así como el mercado del arte en la era del acceso, o un tema tan atrayente como el diseño de los videojuegos y praxis artísticas disyuntivas, entre otros temas. Por otro lado, y como ya viene siendo habitual en los anuarios creados por AC/E, dedican una parte más especializada, en este caso centran el foco, o “focus”, como así utilizan en la publicación, al “Uso de nuevas tecnologías digitales en festivales culturales”. Por lo tanto, esta segunda parte realiza un repaso a todas aquellas implementaciones que han realizado diversos festivales, tanto nacionales como internacionales, en materia de nuevas tecnologías. Podemos ver artículos donde se repasan conceptos como beacons, redes sociales, crowdsourcing, wearables o drones, todos ellos aplicados a los festivales. Sigue leyendo

Museos, hacia un nuevo paradigma

Los nuevos desarrollos tecnológicos ya no son ajenos al mundo del museo. Junto al desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación se están abordando nuevas fórmulas para captar nuevos visitantes, comprender sus gustos y hacerles partícipes de las colecciones.

El uso cada vez más avanzado de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) por parte de la sociedad ha provocado que se comiencen a generar nuevos conceptos, nuevos diseños, nuevos modelos de entender y transmitir el conocimiento en instituciones como los museos. Recientemente, TNS España ha presentado el estudio Connected Life, que recoge los comportamientos digitales de 60.500 internautas de 50 países[1]. En este sentido, el estudio muestra que los dispositivos móviles, como los smartphones y las tablets, tienen una presencia abrumadora entre los consumidores, y destaca que España es uno de los países con mayor penetración de estas tecnologías.

Este uso de las TIC está comenzando a tener más cabida en los museos españoles, aunque éstos presentan mayor resistencia que los del panorama internacional, el cual está más abierto a la aplicación de las nuevas tendencias en los sectores culturales. Los museos están comprendiendo que sus consumidores, o potenciales consumidores, se sirven de las TIC en el uso diario, por lo que comenzar a estar presentes en las nuevas tecnologías les hará ganar consumidores, y lo que puede ser más eficiente, tener una mayor interacción entre visitante y museo.  El pasado año asistimos a la presentación de un amplio análisis en este sentido por parte de Acción Cultural Española (AC/E), que dedicó su publicación anual a las tendencias digitales en el mundo de la cultura, incluyendo una sección de «Museos y nuevas tecnologías».

man

Museo Arqueológico Nacional

Unido al uso de las nuevas tecnologías, los museos se están sirviendo de los nuevos conceptos y técnicas publicitarias. Para ello, algunos museos internacionales están aplicando el Content Marketing, que consiste en la «creación y posterior distribución de contenidos relevantes y valiosos para atraer al público objetivo hasta el producto o servicio mediante opciones como: White papers, libros, cómics, blogs, podcasts, aplicaciones móviles, etc.»[2]. De esta manera, algunos museos han creado aplicaciones utilizando el contenido que ofrecen y del que disponen. Así, pueden crearse historias capaces de conectar con sus potenciales visitantes, lo que permitirá a los muesos alcanzar una conexión entre la institución y el visitante, haciéndole partícipe de las colecciones de un modo más personal y afectivo. Sigue leyendo

Alfonso IX de León y sus relaciones con otros reinos

En 1188, el rey Alfonso VIII comenzó a ocupar posesiones dentro del Reino de León, incluso Portugal comenzó a tener una actitud hostil, por lo que la situación a la que tenía que hacer frente Alfonso IX era una tarea de grandes dimensiones, pues se encontraba con un acoso por parte de los reinos vecinos, la situación económica del reino era desastrosa y además debía de asentar su reino.

Adeffonsus_IX,_king_of_Galicia_and_Leon

Alfonso IX. Miniatura del Tumbo A de la Catedral de Santiago de Compostela

Tras el ascenso al trono, Alfonso IX tuvo que hacer frente a la presión que ejercía su primo, el rey de Castilla, en la frontera, para ello se acordó una reunión en Carrión de los Condes en 1188, donde Alfonso IX es armado caballero por Alfonso VIII de Castilla, donde también se pactó un enlace matrimonial con una hija del castellano. Según Savador Martínez, la intención de Alfonso IX y de sus consejeros era buscar en esta reunión un enlace matrimonial para mantener la paz con Castilla, ya que el rey castellano había mantenido una actitud agresiva tomando algunas posesiones en territorio leonés tras la muerte de Fernando II[1], pero este enlace no se llegará a producir. La ruptura de este matrimonio viene dado por una serie de movimientos, entre los cuales se veía a Castilla como un gran rival por parte de los otros reinos peninsulares, por lo que se llega a la formalización de una confederación en 1190 de los reinos de Navarra y Aragón, y Portugal y León.

Inés Calderón sostiene que tras la reunión en Carrión, tuvo lugar un cambio en la política[2], pues presuntamente el rey leonés se ve humillado por tener que besar la mano de su primo, todo ello supondrá un acercamiento a Portugal, que se completa con un matrimonio con doña Teresa, hija de Sancho I rey de Portugal. Esta línea también es defendida por José Luis Martín[3], en base a una referencia que se encuentra en Las mocedades de Rodrigo, donde se cita que “este contubernio fue acordado por odio al rey de Castilla pues inficionado por sus cortesanos, se dolía Alfonso de haber recibido el cíngulo caballeresco de manos del rey de Castilla”.

El matrimonio entre Alfonso IX y Teresa de Portugal contó desde su inicio conla desaprobación del clero leonés, debido al grado de consanguinidad de los cónyuges[4]. La boda se celebró el 15 de febrero de 1191 en la ciudad portuguesa de Guimarães. Tras el enlace, el papa Celestino III, decide enviar a su sobrino, el cardenal Gregorio para analizar el caso, por el cual, en el concilio de 1192, se produce la sentencia de anulación del matrimonio. Sigue leyendo